Para mantener tu protector bucal deportivo en buen estado durante su vida útil debes tener algunas precauciones importantes. En esta entrada te enseñamos como lavarlo, cómo debes almacenarlo y que debes evitar. Siempre te recomendamos que leas antes las instrucciones del fabricante si las tienes, en especial si es un protector con dibujos, aunque no deberías tener problemas.

Como limpiar el Bucal

Mantener limpio el protector es algo importante, más que para su conservación, para evitar infecciones por bacterias u hongos en el deportista. Debido a su uso y al contacto directo con encías el riesgo de infecciones es alto. Para evitarlo bastará seguir unos sencillos pasos o seguir las recomendaciones del fabricante.

En cada uso

Antes y después de cada uso debemos lavar el protector enjuagandolo con abundante agua tibia o fría, nunca caliente. Dejar que se seque antes de guardarlo.

Ocasionalmente

Ocasionalmente debes limpiar tu protector bucal utilizando además de agua un jabón neutro o un enjuague bucal sin alcohol. Puedes ayudarte de un cepillo de dientes para hacerlo. Te recomendamos que lo hagas siempre que lleve bastante tiempo guardado.

Donde guardar el Protector

Es importante guardar el protector bucal correctamente para evitar acumulación de bacterias o deformaciones que lo estropeen. Lo mejor es guardarlo en una caja de plástico rígido, con perforaciones que lo mantengan ventilado. En la misma debe entrar con holgura, y no quedar nunca ajustado o forzado. Debes evitar siempre dejarlo expuesto a la luz del sol o a fuentes de calor.

caja para protector bucal deportivo

COMPRA TU PROTECTOR BUCAL